Inicio Ejercicio Tipos de grasa corporal

Tipos de grasa corporal

Es blanda, se puede pellizcar, te crea un michelín en la cintura, esconde tus abdominales y es muy molesta, ya lo adivinaste: estamos hablando de la grasa abdominal. Se dice que es la parte más persistente de la grasa corporal y, sin embargo, es la que la mayoría de nosotros desearíamos que desapareciera primero. Pero, ¿qué es realmente la grasa abdominal? Sigue leyendo para aprender más sobre su composición y descubre por qué hay razones más importantes que la estética por las que debes deshacerte de ella.

La diferencia entre la grasa corporal parda y la grasa corporal blanca

Cuando hablamos de “grasa corporal” pensamos sobre todo en esos kilos de más que cubren nuestro cuerpo y que se pueden pellizcar con los dedos con facilidad. Sin embargo, al considerar lo que la ciencia nos enseña, la grasa corporal es más que solo una capa adicional debajo de la piel. En primer lugar, podemos distinguir dos tipos de grasa: grasa parda y grasa blanca. Mientras que la grasa parda, en realidad, quema calorías y se considera como un tipo de grasa muy saludable, se encuentra principalmente en recién nacidos y existe solo en pequeñas cantidades en el cuerpo de un adulto. Por el contrario, la grasa corporal blanca constituye la mayor parte de la grasa de nuestro cuerpo y aumenta según vamos envejeciendo. Lo malo es que la grasa corporal blanca es también el tipo de grasa que, en exceso, puede ser perjudicial para el cuerpo.

La grasa abdominal dura contra la grasa abdominal blanda y sus peligros

Cuando observamos de cerca la grasa abdominal, descubrimos que hay una gran diferencia entre la grasa visible que podemos pellizcar y la grasa invisible que se almacena en el interior de nuestra cavidad abdominal. Aunque la grasa blanda y visible conocida como “grasa subcutánea” es normalmente aquella que nos molesta primero, la grasa dura abdominal que se encuentra entre los órganos es aquella que amenaza a nuestra salud. Los científicos han descubierto que esta llamada “grasa visceral” es biológicamente activa e influye en el metabolismo y en el equilibrio hormonal. Una gran cantidad de grasa visceral no solo aumenta la producción de colesterol, sino también el riesgo de sufrir enfermedades graves como la diabetes tipo 2, algunos tipos de cáncer, la hipertensión y las enfermedades cardíacas.

Cómo eliminar la grasa abdominal

Antes de que empieces a entrar en pánico sobre la grasa abdominal, déjanos decirte lo siguiente: una determinada cantidad de grasa corporal es realmente importante para el cuerpo, ya que protege los órganos internos y permite que el cuerpo almacene energía que pueda utilizar en momentos como enfermedades y otras limitaciones físicas. Sin embargo, cuando hablamos de exceso de grasa abdominal, eliminarla no solo hará que te sientas más en forma y favorecerá tu bienestar, sino que también te protegerá de restricciones físicas importantes. Para disminuir tanto la grasa visceral como la grasa subcutánea, es clave llevar a cabo una dieta sana y equilibrada, tener niveles de estrés bajos, dormir las horas suficientes y realizar ejercicio con regularidad para tener éxito a largo plazo.