Inicio Estilo de vida Por qué dormir es parte del entrenamiento

Por qué dormir es parte del entrenamiento

“Es posible que tengas una gran rutina de ejercicios y comas bien todo el tiempo, pero si no estás durmiendo lo suficiente, cancela todo tu comportamiento saludable”, dice James Maas, Ph.D., un experto en sueño y autor de Dormir para ganar. “El sueño es lo más importante que tenemos para restablecer nuestro cerebro y cuerpo”, dice.

Si te das la vuelta por la noche no significa que te estás apagando – dormir es en realidad uno de los estados más activos de tu cuerpo. “Suceden muchas cosas realmente importantes durante el sueño”, dice Jennifer Martin, Ph.D., psicóloga clínica del sueño y profesora asociada de medicina en la UCLA. “A veces escucho a los atletas hablar sobre el sueño como una forma de recuperación pasiva cuando en realidad pienso que es una recuperación activa”.

Así de ocupado está tu cuerpo cuando estás inconsciente:

1. Tus músculos se recuperan de entrenamientos fuertes.

Cuando tu cuerpo entra en un sueño profundo no REM, le indica a la glándula pituitaria que secrete hormonas de crecimiento que estimulan el crecimiento de los tejidos y la reparación muscular. Al mismo tiempo, la circulación aumenta por lo que hay un aumento en el suministro de sangre a los músculos, el envío de oxígeno y nutrientes adicionales para apoyar el crecimiento y la recuperación. Dice Berenc: “El sueño es esencialmente la piedra angular del proceso de recuperación muscular”.

2. Tu sistema inmunológico se fortalece

“Mientras duermes, tu sistema inmunológico se fortalece. Entonces, estar bien descansado te hace más propenso a evitar las bacterias”, dice Martin. De hecho, un estudio descubrió que las personas que dormían menos de seis horas por noche tenían cuatro veces y media más probabilidades de contraer un resfriado cuando estaban expuestas a un virus en comparación con sus contrapartes que registraban al menos siete horas.

3. Los antojos están controlados

La investigación descubrió que las personas que no dormían lo suficiente mostraron una disminución de los niveles de leptina (que controla los sentimientos de saciedad) y un aumento de los niveles de grelina (que estimula el apetito). “Cuando las personas carecen de sueño, ansían más alimentos ricos en grasas, azúcares y altos en calorías, por lo que puede ser muy difícil mantener un buen plan de nutrición, a pesar de sus mejores intenciones”, dice Martin.

4. Las toxinas se eliminan

“Las investigaciones muestran que durante el sueño nuestro cerebro elimina los desechos metabólicos, incluida una proteína tóxica llamada beta-amiloide. Esto es importante porque los beta-amiloides son uno de los marcadores del Alzheimer “, dice Martin. El sueño también fortalece las neuronas que mantienen tu memoria aguda: un estudio encontró que omitir el sueño puede disminuir la actividad cerebral y dificultar la conectividad neuronal en el hipocampo.

5. Tu ritmo cardíaco disminuye y la presión arterial cae

A medida que se sube al nivel tres del sueño no REM, tu presión sanguínea cae naturalmente de cinco a siete puntos, como lo hace cuando meditamos, dice Maas. Y un estudio indicó que dormir de manera constante y adecuada puede reducir la presión arterial con el tiempo y prevenir la hipertensión. Agrega Maas: “Una hora extra de sueño por noche disminuye el riesgo de calcificación de la arteria, una de las principales causas de enfermedad cardíaca, en un 33 por ciento”.