Inicio Nutrición 13 Snacks saludables que puedes comer en la noche sin engordar.

13 Snacks saludables que puedes comer en la noche sin engordar.

Si te da hambre en la noche o en la tarde, prueba estas colaciones sanas y deliciosas.

Cheese platter with assorted cheeses, blueberry, apples, nuts on white table. Italian cheese platter and fruit.

Si invariablemente te da hambre por las noches, y en la desesperación ¡te comes la primer galleta o pan que se te ponga empresa! Estas 13 colaciones te van a encantar. 

¿Qué comer como snack si quiero ganar músculo?

Comer de forma adecuada por la noche puede ayudarte a desarrollar músculos mientras duermes. Mientras que comer carbohidratos de bajo índice glucémico en la noche puede ayudarte a controlar el nivel de azúcar en la sangre al día siguiente e incluso ayudarte a regular tu apetito .

1. Galletas de mantequilla de maní y miel sin hornear

Puedes optar por galletas sin hornear que contengan la gran combinación de sabor de mantequilla de maní y chocolate, junto con un poco de dulzura de la miel. Si le agregas de avena podrás adicionar un toque de fibra y proteína vegetal. 

Consejo: para reducir las calorías, puedes hacer 16 galletas de tamaño mediano. 

CARLORIAS 238

2. Chocolate negro

El chocolate se ve a menudo como un alimento prohibido, pero no todos los chocolates son iguales. Hay una gran diferencia nutricional entre el chocolate de una tienda y el chocolate oscuro rico en cacao comprado en chocolaterías. 

El chocolate negro carece del alto contenido de azúcar agregado del chocolate tradicional y, en cambio, te brinda antioxidantes que han demostrado disminuir la presión arterial, mejorar la sensibilidad a la insulina, combatir la inflamación y mejorar tu estado de ánimo. 

Así que la próxima vez que necesites relajarte por la noche, toma una onza de tu chocolate negro favorito (asegúrate de que contenga 70% de cacao o más).

3. Helado de fresa y plátano

El helado es realmente provocativo por las noches, pero con media taza que contiene casi 200 calorías, este tratamiento está fuera de los límites. Así que una gran alternativa al helado tradicional es hacerlo de plátanos congelados. 

Los plátanos triturados y congelados brindan una consistencia similar a un helado sin los azúcares, grasas y calorías agregados. 

Para preparar esta receta solo debes:

  • Rebanar dos plátanos muy maduros y una taza de fresas. 
  • Colocarlos en el congelador hasta que se congelen. 
  • Una vez congelados, mezcla las fresas y los plátanos en un procesador de alimentos a velocidad alta hasta lograr la consistencia de helado. 

Y listo, ¡helado vegano! 

4. Pistachos

Los pistachos con cáscara son un excelente snack nocturno porque el proceso de quitar la cascara requiere un poco de trabajo, por lo que disminuye la velocidad con la que se pueden comer. Cuanto más lento comas, menos consumirás. 

Otra ventaja de los pistachos es que puedes comer más semillas por onza (49 semillas) que cualquier otro fruto seco. 

De manera que, la combinación de comer más y comer más lento hace que los pistachos sean una de las mejores opciones. 

Además, los pistachos vienen con un paquete nutricional único porque contienen fibra, biotina, vitamina B6, tiamina, ácido fólico, grasas insaturadas y esteroles vegetales, lo que los hace altamente nutritivos y satisfactorios. 

5. Caseína en tus batidos ¡ideal para hacer músculo! 

Con el tipo correcto de proteína, puedes hacer batidos espesos y cremosos sin exceso de calorías y grasa. La clave es agregar polvo de proteína de caseína o una mezcla de polvo de proteína de leche (que contiene suero de leche y caseína). 

Las propiedades bioquímicas de la caseína hacen que esta actúe como un espesante. 

Se ha demostrado que la caseína tiene propiedades anti-catabólicas, lo que ayuda a prevenir el desgaste muscular excesivo después de un entrenamiento intenso. 

Los paquetes individuales de malteada de proteína, tienen 40g de proteína y 1/3 de las cantidad diaria recomendada de calcio. Cada ración tiene 307 calorías

6. Queso con chocolate y mantequilla de maní

La combinación de chocolate y mantequilla de maní es posiblemente uno de los mejores sabores que existen. Y puedes combinar esos dos grandes sabores junto con una textura cremosa del queso cottage. 

Este bocadillo simple aporta una alta dosis de proteína caseína, de la que te hablábamos antes.

7. Paletas de frambuesas y yogur griego

Las paletas de hielo son una merienda simple después de la cena, pero si las compras en la tienda de comestibles estarás comiendo solo azúcar y colorante alimentario. 

De manera que lo mejor que puedes hacer es preparar tu propio yogur griego y congelarlo, para esto debes:

  • Triturar tres cuartas partes de una taza de frambuesas en dos tazas de yogur griego natural al 2%. 
  • Repartir esta mezcla en moldes de paletas y colocarla en el congelador durante varias horas hasta que esté completamente congelada.

El yogur griego es un hermano del yogur regular nutricionalmente superior, con el doble de proteínas y la mitad de los carbohidratos por porción. 

8. Semillas de calabaza

El sello distintivo de un buen refrigerio nocturno es un alimento que saciará tus ansias persistentes y, al mismo tiempo, te ayudará a relajarte, descansar y prepararte para ir a la cama. Y las semillas de calabaza asadas cumplen con estos requisitos. 

Una porción de semillas de calabaza contiene casi el 50% de la ingesta recomendada de magnesio. El magnesio es un mineral esencial que se usa en más de 300 reacciones en el cuerpo. 

Un área clave que el magnesio aborda es la relajación. El magnesio es un relajante, y los bocadillos con alto contenido de magnesio son ideales para ayudarte a relajarte por la noche. 

Y la ligera salinidad de las semillas de calabaza asadas frena el antojo de un bocadillo salado que normalmente se frena con papas fritas. 

La próxima vez que quieras comer algo mientras ves tu programa de televisión favorito, come un cuarto de taza de semillas de calabaza tostadas.

9. Leche caliente y miel

La leche tibia se ha utilizado durante mucho tiempo como ayuda para dormir, por lo que es una buena opción para un refrigerio nocturno si tienes problemas para quedarte dormido por la noche. 

Además, agregar miel a tu leche tibia aumentará ligeramente el contenido de azúcar de tu snack nocturno. Esta azúcar adicional es fácil de digerir y puede estimular las hormonas que impulsan la formación de serotonina, haciendo que tu leche tibia realmente te ayude en tus esfuerzos para dormir desde una perspectiva psicológica y fisiológica.

10. Arándanos congelados

La dulzura fría de los arándanos congelados es muy refrescante al final del día. 

Además, los arándanos son uno de los mejores alimentos que puedes comer para beneficiar y cuidar tu salud. Las investigaciones han demostrado que los nutrientes de los arándanos pueden ayudar a mejorar la función cerebral y la salud del corazón. 

Si tu dieta puede costear las calorías adicionales, agrega dos cucharadas de crema para aumentar la riqueza y la dulzura de este snack nocturno.

11. Almendras

Las almendras se han considerado tradicionalmente como un snack «malo» para perder peso, debido a su alto contenido de grasa. Pero un estudio del 2012 publicado en el American Journal of Clinical Nutrition encontró que las personas que comían almendras perdieron tanto peso a los 18 meses como las personas que se abstuvieron de comer almendras. Además, las personas que comieron almendras experimentaron mayores mejoras en su colesterol total y triglicéridos, dos factores claves de riesgo de enfermedad cardiovascular. 

Las almendras son también otro alimento que es alto en magnesio. 

Una onza de almendras (alrededor de un cuarto de taza) se puede comer cruda, asada o sazonada con tu especia favorita como el curry o el chile en polvo.

12. Bayas y crema o yogur griego

La combinación de bayas y crema es un postre simple y satisfactorio. 

Para elaborar este delicioso postre rico en proteínas solo debes cubrir la mitad de una taza de yogur griego o de crema con un cuarto de taza de moras y un cuarto de taza de frambuesas.

13. Chips de col rizada

Los chips de col rizada te dan ese gran crujido salado que tu cuerpo pide, sin la grasa extra y las calorías que obtendrías con las papas fritas normales. 

Además, los chips de col rizada también proporcionan vitaminas K, A y C y los fitoquímicos que combaten el cáncer llamados carotenoides. Estas son todas las cosas que definitivamente no obtendrás de las papas fritas. 

Lo mejor es que el tiempo de preparación es tan corto que puedes preparar fácilmente un lote mientras preparas la cena, y así podrás disfrutarlos más tarde en la noche.

Consejo: Los chips de col rizada saben mejor cuando están recién horneados. 

¡Ya tienes la información! Cuéntame cuál te gusta más y si mejoras la receta ¡pásala!