Inicio Entretenimiento Lobos por Corderos: Detrás de un lobo, hay un cordero asustado…

Lobos por Corderos: Detrás de un lobo, hay un cordero asustado…

¿Cuánto cuesta el duelo de un ser querido? ¿Cuánto dinero podría aminorar el dolor por una pérdida..? O tendrá algo de cierto el dicho popular: “Si vas a sufrir, mejor en Las Islas Griegas que en Xochimilco”…  No creo que exista una respuesta correcta, ya que todo depende de nuestro contexto y de cómo reaccionaríamos ante una situación extraordinaria…

Sin embargo, la moral, la culpa, la impotencia y las emociones en circunstancias inesperadas, como la muerte de un ser querido, no nos dejan pensar más, que con la emoción. Esa reflexión me dejó por muchos días Lobos por Corderos, drama de Reynolds Robledo.

¡Perdón! Pero sólo se escribir y decir “la neta” de lo que pienso -aunque pueda ser “incorrecto”-, pero considero que la búsqueda de la justicia no debería estar peleada con la indemnización económica que alguien te ofrece; ya que podría ayudar a otras causas; circunstancias; o en el “peor de los casos” a distraerte para escapar del dolor, pero el dilema es ¿Qué pensarían de nosotros si aceptáramos? O peor aún: ¡Cómo nos percibiríamos nosotros mismos de aceptar..!A pesar de saber, que ni la justicia, ni la religión, ni la cárcel ¡y obvio, ni “la lana”! podrían regresar a alguien de la muerte.

De eso va Lobos por Corderos, un drama perfectamente bien escrito. Nada sobra, nada falta. A mi, que soy ansioso y me concentro sólo en lo que me interesa: no me aburrió un minuto. De hecho, me conmovió, a pesar de no tener nada que ver con la situación que viven los 4 personajes.

Toda una disertación sobre el duelo: la liberación culposa que puede resultar para algunos; la salida “forzada” de una situación insostenible para otros; y lo que más me impactó y conmovió: el dolor callado, que es como la mayoría de los hombres vivimos procesos duros, como un duelo. Me recordó una frase de una rola de Alejandro Sanz Si Hay Dios que dice:

 

“Aunque en mi actitud no soy tan evidente,
 no puedo sufrir más. Que el dolor cuando es por dentro es más fuerte, no se alivia con decírselo a la gente.”

La sociedad cree que la depresión se manifiesta llorando o estando tristes o callados, pero ¡No! Esos es lo común principalmente en mujeres. En hombres, los síntomas son irritabilidad; andar furiosos todo el tiempo, “mentando madres”; y desafortunadamente a veces ni nosotros mismos sabemos que en realidad es una forma de depresión, conocida como depresión atípica o depresión en hombres;  y a veces, hasta nuestros seres queridos, nos estigmatizan como si fuéramos villanos. Carlos Betancourt, el único hombre en “Lobos” nos muestra cómo debajo de el temperamento de un lobo, hay un cordero acorralado.

Lobos por Corderos es la prueba de que una buena dramaturgia es la columna vertebral de un clásico. Y si a eso le sumas la espléndida dirección de Daniela Padilla yReynolds; y la súper actuación del elenco: El resultado es ¡Perfecto! Debo resaltar a Mónica Huarte: Espléndida, nunca la había visto en vivo, y me impactó tanto su tono actoral como su belleza. ¡Qué vieja más guapa, y qué presencia escénica! Una Barbra Streisand en potencia. Alejandro de la Madrid¡Qué tamaño de actor, qué manera de transmitir la tristeza contenida! ¡Ah, y un cuero!

“Lobos” dura el tiempo justo para una noche entre semana, es más ¡Te da chance de irte a cenar después o ir al gym a hacer un rato de cardio, sin estar “desvelado” al día siguiente! Y mi última reflexión:

“Qué fuerte es arrepentirnos de lo que pudo haber sido y no fue;

de lo que hicimos y no debimos haber hecho…

Y lo más duro: añorar lo que creemos que sería hoy,

si pudiéramos cambiar lo hecho ayer”. 

Comments are closed.