Inicio Estilo de vida Sexualidad Relaciones casuales: ¿Mejor vistas por hombres que por mujeres?

Relaciones casuales: ¿Mejor vistas por hombres que por mujeres?

Estamos en un momento histórico en que cada vez estamos más conscientes de la equidad entre hombres y mujeres; sin embargo, sigue habiendo controversias como en el tema de «relaciones casuales»… ¿Crees que a ellas no les interesan tanto como a ellos..?

Tradicionalmente, siempre se ha pensado que para las mujeres es más difícil tener relaciones casuales, porque sobre ellas recae más juicio social, y en la sociedad de hoy en día es más fácil juzgar a una mujer que tiene relaciones casuales que a un hombre. Dejando de lado la superficialidad de quienes razonan así, actualmente esto está cambiando y las personas en general apuestan por alargar el compromiso y encontrar a su media naranja.

Puede ser que las relaciones casuales sea un fenómeno que viene acompañando a los millennials: esa nueva generación que no quiere relaciones comprometidas y que no sueña con esa ‘pareja para siempre’ que era tan común y tradicional en generaciones pasadas. Son personas más libres y con otra visión de la vida y de las relaciones humanas.

Tanto las mujeres como los hombres, cada vez más, se abren perfiles en apps de citas para ligar ya que lo encuentran mucho más fácil y cómodo; a diferencia de la forma de relacionarse «tradicional», como salir a un bar o a cenar. Es muy común optar por esta opción cuando visitas una nueva ciudad y quieres pasar un buen rato o conocer a gente local. Gracias a las diferentes webs y apps de citas como Tinder, Meetic o Fuegodevida, puedes hacer contactos para algo más que amistad en Bilbao, Madrid, Ciudad de México, Guadalajara, Bogotá, y el resto de ciudades más cosmopolitas del mundo y asumir nuevas relaciones sin compromiso.

Ahora bien: ¿tenemos las reglas claras?

  • Lo primero que debemos tener claro antes de adentrarnos a probar una relación casual son las reglas de este tipo de encuentro en donde no debería haber un posible enganche posterior. Ambas partes deben tener claro lo que es y a lo que van, y, sobre todo, que sea casual para ambos y no que una de las personas espere la parte emocional que seguramente falte.
  • Si ambos participantes lo tienen claro y asumen de esta manera libre la relación, será mucho más sencillo el inicio y el fin de esta. El problema es cuando las relaciones comienzan siendo casuales y luego alguna de las partes llega a enamorarse, o a conectarse emocionalmente de otra manera y se puede dar pie a exigencias que no estaban en el acuerdo inicial.

 ¿Quién se enamora más? ¿El hombre o la mujer?

La respuesta es ambos. Si bien es cierto que el carácter de la mujer es naturalmente más profundo y exterioriza sus emociones mucho más que el hombre, eso no significa que este no se enamore igual o tenga las mismas dudas y miedos frente a una relación casual que la mujer.

Pero cada vez hay más mujeres y hombres que prefieren no engancharse en relaciones duraderas, porque tienen otras metas y propósitos: estos pudieran ser profesionales, viajes, sueños por cumplir, y es por eso por lo que no cabe el compromiso en sus vidas.

Sin embargo, eso no quita que deseen tener encuentros divertidos de vez en cuando y estén abiertos a entablar relaciones que, si bien sean satisfactorias, no tengan que cargar por mucho tiempo a cuestas.

De hecho, las nuevas generaciones han dado un vuelco inesperado y se habla de un incremento abrumador de las libertades. Este comportamiento deja a las mujeres a la vanguardia, no sólo en las relaciones casuales, sino al tomar las riendas de cómo se inician y terminan relaciones amorosas.