Inicio carrera Beneficios de nadar, correr y rodar

Beneficios de nadar, correr y rodar

Conoce el porqué es tan popular en adultos el triatlón

ALGUNOS BENEFICIOS DE PRACTICAR NATACIÓN, CICLISMO, CARRERA Y POR SUPUESTO TRIATLON

¡A nadar!

Por si sola la natación se considera una de las disciplinas deportivas más completas, y para muestra bastan los siguientes botones:

  • El ambiente húmedo que se respira beneficia a quienes padecen enfermedades como alergia o asma.
  • El esfuerzo moderado pero continuo que efectúan los pulmones los fortalece considerablemente.
  • Estimula la circulación, por lo que la sangre transporta más oxígeno al cerebro y a todo el organismo en general.
  • La posibilidad de mover el cuerpo en el agua favorece la actividad física en personas con problemas en columna vertebral.
  • Prácticamente se ponen en funcionamiento todos los músculos del cuerpo, consiguiendo que paulatinamente adquieran mayor firmeza.

Sobre ruedas

El ciclismo es un deporte con mucha tradición en México, al grado que es de las pocas disciplinas que le han dado medallas en certámenes olímpicos; ¿cómo ayuda a la salud?

  • Al pedalear rítmicamente el corazón bombea más sangre al cuerpo, mejorando con ello circulación y oxigenación.
  • Por el ritmo respiratorio, tanto el músculo cardiaco como los pulmones se fortalecen.
  • Se facilita el proceso digestivo.
  • Los músculos de la parte externa de los muslos tienen mayor desarrollo por el esfuerzo que se realiza subiendo cuestas, lo que igualmente sucede con los glúteos.
  • El pedaleo constante ayuda a quemar grasa corporal, lo que entre otras cosas aleja celulitis y sobrepeso.
  • Previene hipertensión al estimular la circulación sanguínea.
  • Fortalece la espalda y previene el dolor.

Correr por la salud

Nadie podrá negar que si algún deporte tiene seguidores es el jogging, como se llama a quienes corren de manera habitual, lo que responde a los siguientes beneficios:

  • Fortalece músculos como pantorrillas, muslos, abdomen y nalgas.
  • Mejora eficazmente la circulación sanguínea, gracias al buen funcionamiento de corazón, arterias y venas.
  • Elimina grasas acumuladas en la parte inferior del cuerpo, lo que ayuda a mantener peso adecuado.
  • Disminuye la percepción del dolor y ansiedad.
  • Aumenta las masas muscular y ósea, por lo que contrarresta la osteoporosis (los huesos se tornan porosos y frágiles por falta de calcio).
  • Colabora al óptimo aprovechamiento de azúcares y grasas.
  • Optimiza la utilización de oxígeno, vital para las actividades del corazón y cerebro.