Inicio Araiz Arriola 5 tips para que no te de flojera entrenar

5 tips para que no te de flojera entrenar

Compartir

¿Te sientes cansado o desganado para cumplir tus entrenamientos de carrera? Tranquilo, no eres el primero ni el único al que le pasa esto, a través de los años he descubierto que, si no entrenas por las razones adecuadas, jamás lo harás de forma constante. Aqui las claves que te harán jamás saltarte un entrenamiento:

1.- DEFINE UN OBJETIVO

Entrenar por entrenar no es atractivo para nadie. Estamos predispuestos a trabajar persiguiendo metas, si no tienes una clara, lo más seguro es que pronto desistas. Y no, “bajar de peso” o “sentirme mejor” no son lo suficientemente específicas. Determina qué es exactamente lo que quieres: Mejorar tu tiempo en 5K por 5 minutos, completar tu primer maratón o clasificar a Boston. Ahora ponle fecha, define un lapso de tiempo razonable, que no te presione demasiado, pero tampoco te permita echar la flojera. Apúntalo y colócalo en un lugar donde lo veas a diario: en la pared frente a tu cama, el protector de pantalla de tu computadora o celular. Dedica unos minutos al comienzo o final del día para revisar cuánto has avanzado rumbo a tu meta: Registrar tus progresos de entrenamiento y nutrición con una app o un reloj inteligente, te ayudará a saber cuál ha sido tu avance real diario, semanal y mensual.

2 .- RECUERDA QUE CORRER TE APASIONA

Nadie permanecerá mucho tiempo haciendo algo que no le emocione. Y si sí, le representará un suplicio. Deja de decir “tengo que ir al correr” y reemplázalo por “quiero ir al correr”, deja de quejarte por lo adolorido que amaneciste o la friega que les puso el entrenador, y reemplázalo por “qué bueno y exigente es mi entrenamiento, me encanta”. Disfrútalo. Mientras entrenas, agradece tener un cuerpo entero, sano y fuerte y el privilegio de llevarlo a tope cada día. Interésate por explorar tu potencial al máximo, da un poco más cada día y, si no te gusta lo que estás haciendo, simplemente déjalo. La vida es muy corta para pasarla haciendo cosas que te hacen infeliz.

araiz-running-chapultepec

3.- FORMA UNA COMUNIDAD DE APOYO

Compartir con una o varias personas tus progresos, dolores, intereses y preocupaciones, te ayudará a sentirte parte de una comunidad y comprometerte mucho más con tus objetivos deportivos, así como con apoyar a los demás para que logren los suyos. Sal a correr tu hermana, amigos o pareja. La próxima vez que llegues a la pista, saluda a quienes estén a tu lado, hazles plática y comienza a desarrollar amistades que puedan perdurar fuera de las carreras.

4.- REDEFINE TUS MOTIVACIONES

Corre porque quieres vivir sano, feliz, relajado, libre de estrés y lejos de los consultorios médicos. Dedica ese tiempo a cuidar y amar tu cuerpo no solo por fuera, sino por dentro, que cada una de sus células sea lo más sana posible. Si tienes dolor o lesiones, atiéndete y no fuerces a tu cuerpo a ir más allá de lo sano. Sé amable y amoroso contigo. Y los resultados serán claros: te sientes feliz, motivado y determinado a seguir disfrutando de tu nueva pasión.

5.- DESCANSA

Suena obvio pero para muchos no lo es, ya sea porque correr te hace sentir muy bien o porque están realmente enfocados en un objetivo específico, caen en el error de entrenar siete días por semana, descansando poco o nada, o haciendo doble y hasta triple sesión, comportándose como elites sin contemplar que tienen mucho más estrés laboral y familiar que ellos. Los resultados de esto pueden ser opuestos a lo esperado, te sentirás desganado, pierdes el apetito, el sueño y el buen humor. ¡No lo hagas! Necesitas descansar al menos un día completo por semana y dormir de seis a ocho horas cada noche para recuperar el cuerpo del esfuerzo al que fue sometido en los entrenamientos. Además de reducir la intensidad varias semanas después de una competencia importante, como un maratón. De esta manera, podrás construir progresos y no lesionarte. Todo con medida.

runner descansando

Con estas cinco simples reglas, vivirás el entrenamiento de una manera completamente distinta, lograrás tus metas, conservarás la motivación y, sobre todo, tendrás un cuerpo sano.

¡Felices kilómetros!

Dejar una respuesta