Inicio Ejercicio Dolor en el ejercicio ¿Debe doler siempre..?

Dolor en el ejercicio ¿Debe doler siempre..?

Compartir

Habitualmente luedolor-muscular-238x238go de una fuerte sesión de entrenamiento ya sea de fuerza, resistencia aeróbica o flexibilidad solemos percibir dolor muscular. Este se presenta habitualmente en diferentes momentos, ya sea terminado el ejercicio de forma leve o también existe la posibilidad que conforme pasen los primeros 2 días, el mismo se acentúe.

¿A qué obedece este síntoma? Antes que nada debemos discriminar entre el dolor que aparece durante la sesión de entrenamiento y/o las siguientes horas; de aquel que sobreviene y permanece hasta 48hrs o más después del entrenamiento.

Al primero le llamaremos de respuesta inmediata y al segundo le llamaremos dolor muscular de aparición tardía (DMAT). Ambos obedecen a causantes posiblemente diferentes. Si bien el tema aun no ha sido explicado con contundente e irrefutable verdad, son varias las posibilidades que se manejan en torno al por qué. Vamos a tomar partido de las que hasta el momento suelen contar con más soporte científico.

agujetas

Por un lado el dolor inmediato suele tener dos procesos desencadenantes:

  • Uno tiene que ver con la ruptura o lesión del tejido muscular a niveles microscópicos por la tensión desarrollada. También puede sucederse en el tejido conectivo extra fibrilar (no músculo) que rodea y sostienes a la fibra muscular.
  • El segundo factor refiere a los efectos que generan las altas concentraciones de lactato tanto a nivel celular como intersticial.

agujeta muscularRecordemos que el lactato es un metabolito proveniente de la utilización de glucosa como forma de energía anaeróbica.

Estas dos causas suelen estimular a los nociceptores (receptores internos del dolor) provocando una sensación de dolor.

En el caso del dolor inmediato los picos o momentos de máxima concentración de lactato en sangre se observa entre los 3 a los 7 minutos de haber terminado el ejercicio o serie de fuerza o velocidad, por lo tanto no deberíamos atribuirle la responsabilidad del dolor muscular de aparición tardía al ácido láctico. Podríamos inclusive acelerar la salida de lactato del músculo realizando alternadamente estiramientos de baja intensidad y duración (menores a 6 segundos) junto con movilidad articular. De esta forma podríamos acelerar la salida de éste ácido (entre otros productos residuales o intermedios) en aproximadamente 20 segundos y quitarnos esa sensación de dolor y molestia post sesión de entrenamiento.

En el caso del DMAT (dolor muscular de aparición tardía) se descarta la incidencia del ácido láctico debido a que a las 48hs de haberse producido el ejercicio nada queda de él residualmente en la fibra y/o espacio intersticial. Nos apoyamos más en la idea de: la ruptura lesiva de algunos componentes sub celulares tales como la banda o disco Z, el retículo sarcoplasmático y los túbulos T, con alteración del metabolito del calcio. Como consecuencia se liberan como manifestación secundaria compuestos como: hidrolasas, infiltración de macrófagos, y la consecuente acentuación de procesos de inflamación a niveles micro. Estas sustancias son captadas por los receptores de dolor (nociceptores) provocando las sensaciones de dolor a largo plazo. En conclusión, el dolor es un fenómeno perceptual, de compleja organización cognitiva y emocional; no es otra cosa que la señal indicadora del daño tisular.

Agujetas (1)

Para contrarrestar estos efectos y disminuir el dolor a largo plazo la recomendación sería la utilización de ejercicios aeróbicos de bajo impacto como: trote ligero, caminata, natación o bicicleta estática; realizados a baja intensidad con el propósito de incrementar el drenaje de catabolitos, desechos, restos celulares y demás sustancias estancadas en las zonas musculares mas afectadas. Recomendamos evitar movimientos de alto impacto como correr a velocidad alta. Al mismo tiempo insertar poco a poco ejercicios de estiramiento de baja intensidad y duración pero prevaleciendo los estímulos aeróbicos sobre los de estiramiento.

De esta forma entendemos que si el estímulo de entrenamiento fue muy fuerte la mejor solución es trabajar en tu recuperación de forma activa durante las siguientes 24 y 48hs de forma muy amable con tu trabajo cardiovascular y de estiramientos para estar listos para tu siguiente sesión.

Lic. Jorge Rodríguez Prado

Especialista en MAT Palpation

Master RTS

Dejar una respuesta