Inicio Entretenimiento Divino Pastor Góngora, teatro contra la opresión

Divino Pastor Góngora, teatro contra la opresión

Compartir

Divino Pastor Góngora

La actuación y el teatro contra la opresión

Por Roberto Marmolejo Guarneros

Los ominosos signos políticos en los EE.UU. de la era Trump, parecen sincronizados con la estupenda puesta en escena de Divino Pastor Góngora; una obra de Jaime Chabaud, dirigida por el necesario Mauricio García Lozano.

Arrinconado en una mazmorra del Tribunal del Santo Oficio, Divino Pastor Góngora –comediante novohispano- trata de resistir el embate del Gran Inquisidor, de nombre referencial: Diego de Fernández y de Cevallos (guiño político, but of course).

La resistencia la hará con su arte, única arma que sabe manejar. La actuación, el arte dramático, el teatro como refugios contra la intolerancia, el oscurantismo y el prejuicio.

Divino Pastor Góngora  (2016) Foto: Ricardo Ramírez Arriola www.archivo360.com
Foto: Ricardo Ramírez Arriola
www.archivo360.com

Estos temas, hermanan el texto de Chabaud –escrito acertadamente en un español que suena dieciochesco- con una obra que se reestrenará muy pronto: Nuevas directrices para los tiempos de paz, una extraordinaria pieza –que reseñaré asap– de Bosco Brasil. Ver Pastor y Nuevas directrices será un buen ejercicio como espectadores.

Honor a quien honor merece: la detallada, fina y pulcra dirección de Mauricio García Lozano es un elemento sine qua non, Divino Pastor Góngora alcanza altas cotas de calidad teatral. La gran experiencia y talento –eso que llamo “colmillo”- de García Lozano son definitivos en esta epifanía teatral, tan urgente para los tiempos que corren.

El otro elemento imprescindible es José Sefami, que confirma su eficiencia, versatilidad, amplitud de emociones y variedad de herramientas dramáticas con las que cuenta.

Hombre de escenarios variados, Sefami transita de la risa a la esperanza, del miedo a la resiliencia. Sin asomo de duda o error, me atrevería a decir que Sefami es uno de esos actores de teatro que siempre recordaremos.

Foto: Ricardo Ramírez Arriola www.archivo360.com
Foto: Ricardo Ramírez Arriola
www.archivo360.com

Incluso cuando podría descarrilar por el chiste fácil con el personaje “amujerado”, que interpreta en algún momento, su actuación es tan cuidada y modelada, que logra convertir en entrañable a Pitiflor, el seductor “afeminado”.

El diseño de escenografía y vestuario de Mario Marín del Río son sencillos, pero no necesita más. En este caso, menos es más. Ingrid Sac, diseñadora de la iluminación, es eficaz, crea atmósferas y “echa luz” sobre un personaje, un actor, que nos regala con esperanza, risas y resistencia por y para el arte.

No vayas a perdértela. Una joya.

Funciones, precios y dirección del teatro El Galeón, del Centro Cultural del Bosque.

Divino Pastor Góngora, teatro

Dejar una respuesta