Inicio Keiji Yoshiki Cómo sé si soy intolerante a la lactosa

Cómo sé si soy intolerante a la lactosa

Compartir

Si luego de tomar leche o quesos te sientes “raro” del estómago, lo más probable es que seas intolerante a la lactosa. En México, el 83% de la población la padece, de acuerdo con un estudio presentado en 2013 por médicos investigadores del Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas de Buenos Aires, Argentina. Además resaltan países como:

  • Tailandia con una incidencia de 98% de intolerancia a la lactosa.
  • Africanos 83%
  • Esquimales 83%
  • Mexicanos 83%
  • Árabes 80%

Por otra parte, los que presentan menos incidencia:

  • Españoles 15%
  • Ingleses 6%
  • Suecos 1%

¡Escucha la entrevista con Martha Debayle sobre la intolerancia a la lactosa! ¡Da Touch!

La intolerancia a la lactosa se refiere a que el cuerpo no puede digerir fácilmente el azúcar natural que se encuentra en la leche de vaca y lácteos. Después de los 5 años, los niveles de enzima lactasa disminuyen (la que ayuda a romper las moléculas). Algunas investigaciones dicen que se debe a que entre menos la consumes, más probable es que seas intolerante; sin embargo esto no está comprobado, ya que países asiáticos en que se consume menor cantidad, tienen poblaciones con mayor intolerancia a los lácteos.

Síntomas 

Se deben a que la lactosa pasa por el colon sin ser “rota” –hidorolizada- por la enzima lactasa, y causa:

  • Inflamación, distensión abdominal o meteorismo
  • Gases
  • Malestar estomacal
  • Cólicos abdominales
  • Náuseas y diarréa

Estos se presentan entre 30 min y 2 horas después de haberla consumido. ¡Es fácil identificarlo! En mi caso, empecé con los síntomas, pero los ignoraba, hasta que llegó el punto en que con un chorrito de leche que le ponía al café tenía que correr al baño y hacer un Bristol 6 ó 7 (diarrea). Esto sumado a la acidez que causan los lácteos, me llevó a buscar otras alternativas. Y como no me resignaba a tomar leche con consistencia de agua, ni lechadas (arroz, coco, almendras, avena) que son en esencia grasas o carbos con poca proteína por ración, encontré que la mejor opción en nutrimentos equiparables a la leche es la bebida de soya Ades Soy Milk. 

AdeS Soymilk
AdeS Soymilk

Porque si bien es cierto que existen leches deslactosadas (que de todas formas tienen lactosa, lo que le agregan es la enzima lactasa para poder digerirla); éstas tienen grasas saturadas, a menos que elijas una versión baja en grasas.

Además no tiene colesterol; y aporta el mismo calcio por vaso que la leche (240mg en 200ml). Otra ventaja es que en un vaso hay 6.2g de proteína por vaso de 200ml (lo mismo que 2 claras, 1 huevo ó 1 vaso de leche), lo que es ideal para quien quiere estar en forma, tonificado y con un estilo de vida saludable. Además la proteína de la soya tiene un alto valor biológico (utilizable por el cuerpo) y de las vegetales es la más eficiente (VB) y digerible (NPU).

Lactosa y cáncer

En cuanto a la lactosa. Hay ciertos estudios que asocian el consumo de altos niveles de galactosa (glucosa + lactosa) a cáncer de ovario, esto por los procesos industriales a los que someten a la leche y cambian su composición hormonal. Sin embargo, hay que hacer todavía más estudios para afirmarlo, pero ¡no vaya a ser la de malas..!

Dejar una respuesta