Inicio Entretenimiento A Streetcar Named Desire, entrevista a Irasema Terrazas

A Streetcar Named Desire, entrevista a Irasema Terrazas

Entrevista a Irasema Terrazas, la Blanche Dubois de la versión operística.

Compartir

Por Roberto Marmolejo Guarneros

En 1998, André Previn, compositor y director de orquesta, ganador de cuatro Óscares por Mejor Banda Sonora y de dos Grammy, estrenó con la Ópera de San Francisco A Streetcar Named Desire (Un tranvía llamado Deseo), basada nada menos que en el gran clásico de la tragedia contemporánea, escrito por Tennesse Williams en 1947.

Un tranvia llamado deseo

Hace poco, reseñé aquí mismo la reciente puesta en escena en la Ciudad de México de esta grandísima obra: un descarrillamiento artístico sin remedio, dirigido por Iona Weissberg y Aline de la Cruz (“dirigido” es un decir).

La ópera de Previn es otra cosa.

  • Primero, porque la emocionalidad, el amplio abanico sonoro, los colores y texturas de la partitura son de gran calado, como asegura Irasema Terrazas, soprano que interpretará a la Blanche Dubois de la versión operística, que se estrenará en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, este 24 y 26 de marzo. “Su fino oído para las voces se traduce en cambios e inflexiones que enlazan con gracia un episodio musical con el siguiente. Además se pueden notar rudos choques entre armonía y notas, algunos gestos a la Richard Strauss, variadas melodías dulzonas e improvisaciones y murmullos estilo Ligeti o Penderecki”, escribió en 1998 Holland Previn, crítico de The New York Times.

Un tranvia llamado deseo

  • Segundo, la presencia de una gran cantante como Terrazas aseguran la calidad de la interpretación. Si su nombre no te suena, te va a sonar cuando veas –y oigas- La Bella y la bestia, la nueva película de Disney, en la que ella interpreta el tema principal.

Ragnar Conde se hace cargo de la dirección escénica; su trayectoria y aciertos, auguran un buen montaje, digno de la ópera de Previn.

Esta es una oportunidad para iniciarse en la ópera; un espectáculo fascinante donde los halla.

Además, si ya viste la película con Marlon Brando o tuviste la mala suerte de ver a Mónica Dionne como Doña Lucha, digo, Blanche, esta será la ocasión para reivindicar a Tennessee Williams, uno de los más grandes poetas de la escena.

Un tranvia llamado deseo 0

Dejar una respuesta